Armado

A veces despierto y aún me tiemblan las manos. Me estiro y crujen los huesos de mis días de silencio. Abrazo el olor de una ausencia y escondo todas las piedras con las que tropecé, confiando en sacarlas cuando el valor se vista de gala. Cada paso es un acorde menor con aspiración de crecer, … Sigue leyendo Armado

Amaneceres

El amanecer de aquel día fue más rosado que de costumbre, y cuando el día llama a la sangre, es porque ésta ha de serle ofrecida. Mi aldea no conoce la paz desde hace siglos; antes de que la palabra 'siglo' se inventara y extendiera, las disputas ya habían asolado la confianza de mis vecinos. … Sigue leyendo Amaneceres