A veces, imagino cosas

A veces, me imagino paseando por las estrechas calles de allá donde vivo. Imagino mis pies dando pasos inseguros sobre los adoquines y me imagino parándome unos segundos, dejando mis huellas en el cemento fresco de la Calle Mayor.

A veces, imagino que en ese paseo me encuentro con unas personas y con otras y con todas, e imagino por qué me sonríen, por qué me saludan y por qué huyen la cita a ciegas de las miradas. Trato de imaginar por qué juguetean con los hilos sueltos de sus mangas y por qué cargan todas las bolsas de la compra en la misma mano.

A veces, imagino más allá. Imagino a quiénes van a visitar, qué monte van a escalar o a quién van a robar. También imagino qué harán para comer y quién se sentará en la mesa con ellos, ¡porque no todos se imaginan escalando!

A veces, imagino sus secretos. Imagino dónde esconden su carabina, esa carta de un amante pasado y los polvos mágicos que les fueron prestados y nunca volvieron a su legítimo dueño.

A veces, imagino que sonríen de verdad, que no ocultan su desdicha y que realmente disfrutan de los improvisados encuentros con supuestos conocidos en cualquier lugar.

Sí. A veces, imagino cosas.

FirmaBlogDefinitiva

Anuncios

3 thoughts on “A veces, imagino cosas

  1. “Los que sueñan de día son conscientes de muchas cosas que escapan a los que sueñan sólo de noche.” Edgar Allan Poe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s