Un mero espectador

https://i0.wp.com/farm8.staticflickr.com/7044/6979255195_244f207ceb_z.jpg

Desde la valla observo el cansino andar de la multitud. Mirada enfermiza, lánguidos rostros, carcomida sonrisa; sujetos a un ya húmedo y ajado pañuelo por las lágrimas y el uso. La tenue luz de las velas da impresión de tórpido atardecer. Voces ahogadas en silencios profundos. El latir de las campanas se confunde con el ritmo acelerado de sus corazones, y es que repicaban a muerto. La observo con futura añoranza, a ella, aquella que me dio la vida.

La beso. Es mi adiós. Vuelvo a mí, cárcel de caoba, por siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s