Y sorprende que la fuerza del abrazo de un padre o la caricia de una madre pueda despertarnos del más profundo sueño; pero lo hace.

Retazos de un regalo…

[…]esperan expectantes lo que está por venir, el sonreír y llorar, conmigo, victorias y derrotas; el evitar que me rinda y darme siempre la mano.

Siempre mis mejores confidentes. […]

…sólo para ellos.
Con cariño, a Papá y Mamá.

Kurioso

.

No hay ninguna necesidad más grande en la niñez que la de la protección de un padre. Beatrice Rienhoff, de cinco años, es una niña con una enfermedad genética sin diagnosticar que ha deambulado por los mejores médicos del mundo sin encontrar diagnóstico ni cura. Está enferma pero tiene al mejor padre del mundo. Hugh Rienhoff ha desafiado los mecanismos burocráticos de la investigación genética para identificar en el ático de su casa, tras miles de horas de estudio, uno de los genes responsables del mal de su hija. La esperanza se trabaja.

rienhoff-1

Beatrice Rienhoff abrazando a su padre Hugh

.

San Carlos (California). Beatrice es ahora una niña elegante, adaptada y feliz como un pajarito, según su padre. Carece casi por completo de masa muscular pero aún así conserva parcialmente la movilidad. Es sorprendente que pueda moverse de manera fluida con las extremidades tan finas. Al quitarse…

Ver la entrada original 1.039 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s