Sigo siendo yo, ¿lo ves?

Marchitar, poco a poco. Cada sonrisa deja su casi imperceptible, pero presente, marca en nuestro rostro. Ya es invierno; hay nieve en nuestro tejado. Metáfora por tantos usada.  Ajadas las manos del trabajo, que hace mucho dejaron de ser esas suaves manos de estudiante. Los pasos son menos seguros. ¿O acaso es tan solo mi impresión? La fuerza de mis piernas no es lo que era. Cuando subo los escasos escalones que separan el salón y mi alcoba, lo noto.
Ojos que han perdido su agudeza. Mi realidad ya no es tan… realidad. Tu esencia, a mi alrededor, cada vez más difusa. Pero, ¿sabes? Te siento.
El viento entre las hojas ya no susurra. Y ya no me ensimisma el hondear de las ramas. Ya no.

Pero, ven. Dame la mano. Sigo siendo yo, ¿lo ves?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s