Nunca más

– Lo repites tantas veces que incluso tú te lo estás creyendo. ¡Deja de engañarte!
– No me engaño; sabes que es cierto. ¡Estoy harto de que niegues lo evidente! Lo hiciste y lo repetiste, una y otra vez. Tu mirada era tan falsa como las palabras de dolor que la acompañaban.
– ¿Sabes? Me has ofendido. Lo conseguiste, ¿contento? Ahora bien, atente a las consecuencias. Nunca más volveré a mirarte, y si no te miro, no existes. ¿Eres consciente? Sin mí, desapareces sin remedio; te conviertes en mero recuerdo sin historia ni destino. Disfruta. Disfruta de tu nada; disfruta de tu no-existencia. Por no estar, no estarás ni muerto. Entiende que yo no lo estaré…

Y lo hizo…
Sus ojos no volvieron a reflejarse en aquel ajado espejo; cerró con candado la puerta de la vieja alcoba y decidió perder la llave.

Quizá… Quizá alguna vez lo echara de menos… Se echara de menos.

Anuncios

One thought on “Nunca más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s