Ámate

Desde el amanecer hasta el Apocalipsis, que seas tú quien decida.

Escala a lo más alto y mira al suelo, sin vértigo, lo conseguido.

Ponte alas; vuela.

Incluso sin dientes; sonríe.

Si no ves, escucha el mundo que te grita.

Si no oyes, observa cada susurro.

Bébete el manantial de las preguntas; del qué, del cómo y del por qué.

Huele el sabor a verdad.

Ámate.

Ámame.

Pero no olvides quién eres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s